UNA CIUDAD CON UNA FUNCIÓN PÚBLICA BIEN GESTIONADA

PROGRAMA DE DEMOS+ PARA LAS ELECCIONES MUNICIPALES 2019 AL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

UNA CIUDAD CON UNA FUNCIÓN PÚBLICA BIEN GESTIONADA

PERMITIRÁ A ZARAGOZA AVANZAR EN SU MODELO DE CIUDAD, NO POLITIZADO, TRANSPARENTE Y PARTICIPATIVO

La política municipal parece pasar por muchos ejes diferentes al que sin duda es uno de los más importantes: disponer en Zaragoza de una buena Administración Pública Municipal: que funcione bien, que atienda los problemas de su competencia, que no derroche, que sea rápida y que, en definitiva, permita desarrollar a los ciudadanos sus proyectos vitales sin ser un problema o rémora para ellos por su falta de eficacia.

Los Ayuntamientos son sobre todo gestión pública: limpieza, asistencia a los más desfavorecidos, aguas, transporte, instalaciones deportivas, culturales, tiempo libre, vivienda y todo aquello que consideramos importante en nuestras vidas.

No es por tanto algo que nos pueda resultar indiferente contar con representantes políticos que conozcan la importancia de lo que se traen entre manos, y sepan valorar que un Ayuntamiento como Zaragoza cuenta con una importantísima red de servicios públicos y asumir la responsabilidad con la sabiduría técnica de un buen gestor. Por ello la experiencia y el conocimiento deberían ser un elemento diferencial a la hora de elegir a las personas que vayan a tomar las decisiones sobre lo que nos importa cada mañana desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Por supuesto que un Ayuntamiento también es política e ideología, y ello no es incompatible con la buena gestión. Decisiones políticas son las prioridades, lo que resulta importante: una buena comunicación, vivienda para todos, un sistema de impuestos justos, la atención a las personas más desfavorecidas, un modelo público de gestión que no convierta en negocio lo que es de todos, no convertir el suelo público en especulación.

Todo ello es cierto y la combinación de ambas, una buena gestión y una adecuada prioridad y atención a lo que consideramos políticamente necesario, es lo que debería convertir la elección de nuestros representantes en un acierto.

Pero en Zaragoza no podemos terminar aquí sin mencionar lo que consideramos desinterés por una buena gestión de la Función Pública, y ello desde hace ya muchos años.

Un Ayuntamiento con una Función Pública bien estructurada, con una adecuada disposición de los medios técnicos y humanos dejó paso a una parodia de cesantías propias del Siglo XIX, en el que los funcionarios afines son colocados en los puestos más altos mientras que los contrarios esperan su turno, haciendo pensar a los mejores cuando llegará el momento de que la profesionalidad les proporcione una oportunidad de trabajar con libertad. Las colocaciones a dedos y la intromisión política en la gestión pública está a punto de terminar si DEMOS MÁS cuenta con tu apoyo.

Los empleados públicos de nuestra ciudad están  esperando una candidatura como la nuestra que vuelva a colocar la importancia de la buena Gobernanza en eje prioritario de sus propuestas. Y así lo hacemos.

Es por ello que LA CANDIDATURA INDEPENDIENTE DEMOS MÁS ha incluido en la misma a personas con un amplio conocimiento de la gestión pública unido a su preocupación social. Defendemos una gestión basada en criterios profesionales, técnicos, similares a los de cualquier Organización que quisiéramos que funcionase de manera eficiente.

Ello supone optar por la imparcialidad como decisión política. Nosotros no tenemos funcionarios afines, ni queremos tenerlos. Nuestros afines  lo serán los buenos profesionales y ello debe resultar una verdadera revolución que permitirá a Zaragoza avanzar en su modelo de ciudad, no politizado, transparente y participativo.

La gestión pública se ha convertido en una lucha de muchos buenos gestores para evitar que algunos responsables políticos municipales hagan de su capa un sayo e impongan criterios no legales o no eficaces con tal de obedecer a los grandes intereses económicos que siguen controlando las dediciones municipales. Es por ello que la designación de jefaturas politizadas ha hecho más fácil el camino para las malas prácticas. Esto se acabaría. Nadie sería nombrado por afinidad política. DEMOS MÁS  no tiene afines, gestionará un buen Ayuntamiento.

Por último ningún cambio se puede llevar a cabo sin contar con la participación de los Sindicatos, representantes de los trabajadores, de los usuarios de los servicios y la necesidad de conocer su percepción y de los gestores, profesionales al servicio de los ciudadanos que facilitan la tramitación compleja de muchos procedimientos. Todos deben ser oídos.

Un programa político debe contener, además de estas ideas generales pero importantes, la plasmación concreta  de las medidas que puedan percibirse como efectivas para los cambios que se pretenden:

1. Se propondrá un cambio de la Organización Administrativa actual y el reparto de Áreas que simplifique la dirección y la coordinación de todas ellas. Estas no serán más de cinco, incluyendo la propia Alcaldía

2. Se creará la figura del Coordinador General, funcionario cualificado que coordine y dirija la totalidad de la Función Pública. Esta figura no existe actualmente y se confunde con la del Jefe de Gabinete del Alcalde. No será así, será un buen funcionario.

3. Se creará la Inspección de los Servicios, órgano encargado de hacer cumplir la legalidad de las actuaciones y comportamientos que afecten a los servicios que preste el Ayuntamiento y al cumplimiento de las que afectan a los empleados públicos, especialmente el régimen de incompatibilidades y conflicto de intereses. Esta figura no existe en el Ayuntamiento de Zaragoza.

4 La existencia de la Inspección de los Servicios no debe dejar sin sentido la creación de una Oficina de Lucha contra posibles comportamientos susceptibles de ser considerados delitos de corrupción administrativa. Debería existir un amplio consenso político para ello, por el que DEMOS MAS optará como garantía para garantizar el estudio cualificado de denuncias o indicios que no pueden pasar únicamente por la Intervención General.

5. Una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que ordene, unifique y catalogue las categorías y funciones de los empleados públicos. No se puede mantener más tiempo la situación existente consentida para justificar retribuciones a personas concretas. Toda Organización debe contar con un catálogo de puestos de trabajo profesional, homogéneo y que tenga retribuciones iguales a funciones y responsabilidades iguales.

6. Limitar todo lo posible los nombramientos de libre designación; los que deban conservar esta forma de provisión lo será exclusivamente para cargos de alta responsabilidad y siempre a personas reconocidas y de amplia experiencia. Los ceses deben ser objetivos y profesionales y no por cuestiones políticas

7. La política de Recursos Humanos del Ayuntamiento no debe limitarse a la mera labor burocrática y administrativa de asignación de puestos de trabajo. El Ayuntamiento contará con un Plan integral de desarrollo completo de todos los aspectos que afecten a los empleados públicos: retribuciones, cargas de trabajo, productividades y criterios, evaluación del desempeño y horarios.

8. Plan de rejuvenecimiento de la plantilla. Calendarios de oposiciones, ingresos, control de las pruebas y objetividad y promoción interna.

9. Protección de la profesionalidad frente a la injerencia política. Los empleados públicos dispondrán de medios para poner en conocimiento de órganos imparciales lo que consideren que pueden ser instrucciones con objetivos ajenos a los criterios habituales y que buscan beneficiar a personas o entidades concretas.

10. Si DEMOS MÁS  gobierna en Zaragoza, la función pública y su mejora formará parte de las prioridades de la persona que ocupe la Alcaldía.

Y como siempre, DEMOS MÁS defenderá y apoyará cualquier propuesta que sea buena para Zaragoza, provenga del Partido o Grupo Municipal que provenga.