¿Por qué Raúl Burillo?

Artículo de Opinión de José Luis Corral Lafuente

Jose Luis Corral Lafuente

Tras más de treinta años sin pronunciarme por candidatura alguna (desde aquella militancia lejanísima en la corriente Izquierda Socialista del PSOE, a la que renuncié cuando lo de “OTAN de entrada, no” se convirtió en “OTAN, sí”), he decidido dar un paso y apoyar a la alcaldía de Zaragoza a la candidatura de Raúl Burillo, por la lista de Demos+.

Lo hago porque Burillo me parece un tipo íntegro y valiente, honesto y cabal, y porque se acompaña de hombres y mujeres independientes, que no neutrales en sus ideas, sin otra ambición que trabajar por el bien común, en ese “espectro político” que llaman “la Izquierda”, y que no es otra cosa (o no debería serlo), que defender la libertad individual y colectiva, propiciar la justicia social, asentar la igualdad de derechos y de oportunidades para todo el mundo, garantizar, sin la menor duda, la igualdad, libertad y seguridad de las mujeres, de los derechos de los colectivos LGTBI (o sea, que cada cual viva libremente su sexualidad como le dé la gana, con respeto a la de los demás), la denuncia al maltrato de los animales, la protección de la naturaleza y salvaguarda del medio ambiente, la redistribución justa y equitativa de la riqueza, la lucha contra la corrupción y la solidaridad internacional: la democracia plena.

Por si alguien no lo conoce, Raúl Burillo es inspector de Hacienda, y el principal autor de que delincuentes corruptos como Jaume Matas (expresidente de Baleares y exministro con J.M. Aznar) e Iñaki Urdangarín hayan sido condenados y encarcelados por sus fechorías.

El resto de la candidatura, que algunos han calificado de “elitista” com si eso fuera un demérito y no una calidad, son gentes validísimas y muy relevantes en su profesión, como María Lourdes Serrano, Pablo Rico, Ignacio Vázquez o Miguel Ángel Arrudi, nada menos. Ninguno de cuantos figuran en esta lista tiene necesidad de la política, pero la Política (ahora con mayúsculas) sí tiene necesidad de personas como éstas.

La candidatura que encabeza Raúl Burillo no viene a dividir nada, ni a quitar el voto a nadie, sino a ofrecer su trabajo y su esfuerzo para construir una Zaragoza mejor y, sobre todo, a devolver a aquellas personas desencantadas de los “políticos profesionales” la ilusión por acudir a las urnas con el convencimiento de que estando esta gente en el ayuntamiento de Zaragoza, estaremos todos.

No tengo la menor idea sobre si Raúl y algunos más de esa lista conseguirán un acta de concejal, pero sí sé que, de hacerlo, el ayuntamiento de Zaragoza funcionará mejor. Y si no se logra, todos seguirán trabajando en lo suyo con las mismas ganas de siempre.

Una nueva forma de hacer política es posible. Y si me equivoco, lo lamentaré, y si me defraudan (aunque creo que no), lo denunciaré, como acostumbro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.