Demos+ espera que el gobierno municipal cumpla con su deber de respetar la Ordenanza sobre Protección Animal

Contra el maltrato animal

Respetar la Ordenanza sobre Protección Animal

Recordamos que en Zaragoza existe una ordenanza que hay que cumplir

Demos+ espera que el gobierno municipal de Zaragoza del PP y Ciudadanos cumpla con su deber de respetar la Ordenanza municipal para la Protección, Tenencia responsable y Venta de Animales; haciéndola cumplir en toda su extensión denegando, en este caso, la solicitud de licencia para la instalación del espectáculo circense Zoorprendente en el parquin del centro comercial de Plaza Imperial, al presentar en su espectáculo grupos de animales y fieras a sabiendas de que la Ordenanza municipal de Zaragoza prohíbe la presencia de animales en los diferentes espectáculos y atracciones que se programen en la ciudad.

El empresario circense valenciano Eduardo Belltall ya tuvo problemas desde el año 2015 en Valencia al prohibirle el Ayuntamiento la utilización de animales salvajes en los espectáculos, teniendo que hacer sus espectáculos sin animales. Durante los dos años que estuvieron sin espectáculos con animales la audiencia cayó en un 75% según dicho empresario; teniendo que trasladarse al municipio de Alfafar que no disponía de ninguna ordenanza para la utilización de animales en los espectáculos circenses. No obstante en dicho municipio gobernado por el PP también tuvo problemas al prohibirle mediante decreto la instalación del circo. El circo alegó la decisión municipal y amenazó con denunciar a la corporación por prevaricación, basándose en un informe jurídico en el que se indicaba que el Ayuntamiento no tenia competencias en dicha materia. Ante esta situación los servicios jurídicos del Ayuntamiento alertaron al alcalde que si la denuncia prosperaba al tratarse de un terreno privado le podría costar al municipio más de 400.000 euros, lo que el Ayuntamiento decidió dar el consentimiento para la instalación del circo.

Lo sorprendente en Zaragoza, aunque no tanto, es que la empresa circense ponga a la venta las localidades antes de obtener los permiso reglamentarios para la instalación del circo. Por lo pronto, el empresario avisa de que ya ha vendido más de 2.000 entradas y que su actividad es legal, negando que exista maltrato a los animales. Además alega, igual que lo hizo en Alfafar, que un ayuntamiento no tiene potestad para regular una actividad de circo, remitiéndose a la legislación autonómica, a los informes jurídicos y la jurisprudencia.

Desde Demos+ recordamos que en Zaragoza existe una ordenanza que hay que cumplir y que el equipo de gobierno municipal del PP y Ciudadanos no deben de caer en los chantajes que algunos empresarios utilizan con el consabido latiguillo del “lucro cesante”.

Si se quieren espectáculos circenses con animales, sustitúyanse los animales vivos por hologramas en 3D.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.